Bienvenida

¡Comenzamos nuestra aventura 2020-2021!

 

Os damos una fraterna bienvenida al nuevo curso académico. Iniciamos un año que nos anima a vivirlo con los ojos abiertos, con el espíritu en acogida, con la Misión llamando a nuestra puerta.

Indudablemente el camino recorrido durante el pasado curso ha sido, cuanto menos, complicado y diferente. Los retos, las dificultades, las despedidas y los temores que tuvimos que superar para llegar a este nuevo resurgir académico, nos han fortalecido, transformado y unido. Es en la adversidad cuando se pone de manifiesto de qué está hecha nuestra esencia y, como Familia HFI, nosotros hemos revelado las raíces franciscanas que nos sostienen en el presente y nos ayudan a mirar hacia adelante, siempre esperanzados bajo el amparo de San Francisco y Madre Francisca.

Hemos permanecido en nuestras casas durante muchos meses, viviendo tras una pantalla que nos conectaba a una realidad de la que nadie nos había alertado, y, sin embargo, llevábamos preparándonos toda la vida sin saberlo. Por ello, este nuevo curso académico nos exige cambiar la perspectiva. Necesitamos recordar nuestro personal “para qué”, nuestra motivación más profunda, nuestra Misión de expansionar lo que somos y tenemos.

Por todo esto, hoy nos encontramos a las puertas de un nuevo comienzo, volvemos a sonreírnos con la mirada esperanzada y el corazón misionero.

Iniciamos un curso emocionante, lleno de ilusiones y reencuentros. Nos esperan meses de aventura y descubrimiento, de no quedarnos quietos, de buscar, encontrar, compartir y celebrar. Abriremos los ojos, juntos, contigo, con Él, con esa mirada atenta y en búsqueda que nos llevará a vivir experiencias enriquecedoras para todo aquello que es importante en la vida.

La mirada, tan presente en esta “nueva normalidad”, será la que nos oriente. Una mirada que nos guiará como discípulos, como aprendices de cada día, humildes pero determinados, con vocación de servicio y cuidado de la creación, con fraterna interioridad, con Paz, con Bien, con fe.

Tenemos todo lo necesario para comenzar la aventura. Nuestra TAU franciscana será el mapa de ruta, Dios nos protege, Jesús y María nos acompañan, San Francisco y Madre Francisca nos animan, así que tan solo nos queda dar el primer paso y vivir con apertura lo que cada etapa del camino nos depara.

 

Feliz y venturoso curso 2020-2021